El delantero de Boca, que se lesionó hace exactamente tres semanas, trabajó un rato junto con sus compañeros pero no será tenido en cuenta para el fin de semana.

Tres semanas pasaron ya de aquella tarde en Quito donde Mauro Zárate cayó tendido en el césped del Estadio Rodrigo Paz Delgado, la casa de la Liga Deportiva Universitaria.

El delantero de Boca sufrió en la ida de los cuartos de final de la Libertadores un desgarro en el soleo, que está muy cerca de quedar en el pasado.

Esta mañana, el ex Vélez hizo parte de la práctica junto con el resto del plantel aunque todavía el cuerpo médico no le dio el visto bueno para que realice un entrenamiento completo a la par, porque la idea es llevarlo de a poco.

En este contexto, Gustavo Alfaro no lo tendrá en cuenta para el encuentro de este domingo ante Estudiantes, a las 20 en la Bombonera.