PORTADA

DEPORTES

GENERALES

  :. FUTBOL
PRIMERA DIVISION 2017-05-15
Rosario Central mostró su mejor juego y ganó el clásico
El Canalla derrotó 3 a 1 a la Lepra, con goles de Carrizo, Ruben y Herrera en la visita, mientras que Formica había descontado en el local.

Apenas habían jugado 56 segundos cuando Nehuén Paz la metió por izquierda hacia Ignacio Scocco, quien habilitó de primera a Mauro Formica por esa punta y el volante gambeteó a Pinola y remató de derecha, pero el Ruso Rodríguez salvó hacia su izquierda y Hernán Menosse cerró justo, ante la entrada de Joel Amoroso, quien fue al piso, en la llegada más clara de Newells del primer tiempo.

Central jugaba mejor con la pelota cuando pasaba por los pies de Federico Carrizo, Gustavo Colman, Washington Camacho y Teo Gutiérrez, un jugador que parece hecho para los clásicos, e intentaba pese a las reiteradas faltas de los defensores y volantes locales, muchas de ellas no sancionadas por Federico Beligoy.

El mejor juego canalla dio sus frutos en su primera llegada clara, a los 9 minutos, cuando Camacho recuperó una pelota en el medio contra Facundo Quignon, con la ayuda de Gustavo Colman, el uruguayo metió una magistral asistencia de taco desde el medio para la entrada franca de Carrizo, por la izquierda, quien enganchó entre Domínguez y Escobar, la pelota le rebotó al primer marcador central y quedó servida para el volante izquierdo, quien le pegó de derecha, abajo, y rebotó en la base del poste izquierdo y entró, en el primer golazo de la tarde.

Newells salió a buscar el empate, pero se repitió en centros y pelotazos, a diferencia de Central, que eligió esperarlo en el medio pero seguir con su planteo ofensivo, al extremo que a veces atacaba hasta con los defensores Ferrari y Pinola.

Hasta que a los 30 Carrizo hizo un córner corto desde la izquierda a Colman, quien la paró y metió un centro soberbio para la entrada franca de Marco Ruben, quien se tiró de palomita y la clavó en el medio para superar el manotazo estéril de Pocrjnic, en el segundo golazo del primer tiempo.

El gol sacudió a Newells, que por momentos abusó de las faltas y las protestas, algunas no cobradas por Beligoy, como la de Amoroso a Teófilo Gutiérrez, a los 32.

El complemento comenzó con una saludable presión ofensiva de Central, que estaba bien con la pelota en los pies de "Teo" Gutiérrez y del Pachi Carrizo, dos de las figuras de un partido que continuó con jugadas cada vez más violentas como un puñetazo del Negro Domínguez a Damián Musto antes de un córner, que reiteró a los 6 minutos con un cabezazo en el pómulo derecho, ante la mirada impasible de Beligoy, que ni siquiera cobró la falta de expulsión.

Newells recuperaba la pelota en el medio y buscaba desbordar por los costados con los ingresados Jacobo Mansilla, Víctor Figueroa y Héctor Fértoli, pero terminaba casi todas las jugadas en pelotazos frontales.

Hasta que a los 38´ el defensor paraguayo José Lelguizamón cruzó mal abajo a Scocco y se fue bien expulsado, a diferencia de la jugada de Domínguez con Musto, que el juez midió con otra vara.

A los 43 Camacho recuperó por la izquierda, pero la arriesgó y Escobar se la robó desde el piso y tiró un centro que rechazaron entre Pinola y el ingresado Mauricio Martínez, pero la pelota le cayó a Formica quien la clavó de zurda, abajo, junto al poste izquierdo, para descontar en un partido de dientes apretados.

Paolo Montero había sacado a Teo Gutiérrez, uno de los mejores jugadores de Central, para reemplazar al expulsado Leguizamón por Mauricio Martínez y en el tercer minuto de los cuatro adicionados el Loncho Ferrari se la metió larga a Herrera por la derecha y el Chaqueño picó, le ganó la espalda al cierre de Moiraghi y fusiló al arquero de derecha y la clavó en el medio del arco para definir un clásico rosarino apasionante, que terminó ahí nomás porque los plateístas agredieron con proyectiles al primer juez de línea, Ezequiel Brailowsky.

Newells perdió la gran chance de acercarse al puntero Boca y muchos de sus simpatizantes protagonizaron incidentes con los jugadores visitantes, a los que agredieron con proyectiles, y fueron reprimidos por la policía, en un final con la cancha transformada en un pandemonio.

Hace rato que queremos jugar este partido, avisó el capitán canalla Marco Ruben en la semana, en referencia a tomarse la revancha del clásico anterior, cuando Central había malogrado seis llegadas claras en el primer tiempo, ante un Newells que ni contraatacaba, pero lo ganó en el tercer minuto de descuento cuando Maxi Rodríguez desobedeció la orden de Osella de hacer el córner corto para empatarlo, pateó y ganó el partido.

Esta tarde, Central se vengó largamente del último clásico, con una actuación de alto vuelo en los tres goles, en un típico partido del derby rosarino, que terminó antes, con sus jugadores festejando en la cancha y los simpatizantes locales tirando de todo desde las tribunas.
Fuente: TELAM
Autor:




wernickediego@hotmail.com - wernickediego@gmail.com www.coninfo.net