Se prevé que las petroleras dispondrán ajustes escalonados hasta el sábado. Buscan recortar un atraso de más de 15% en el valor que consideran de equilibrio.

Pese a la caída de la cotización del dólar en un 12% en octubre y el inicio de un proceso de declive del precio del petróleo crudo, las petroleras decidieron disponer el décimo cuarto aumento del año en el valor de lso conbustibles al público a partir de este viernes, aunque algunas compañías lo implementarán desde el sábado, aseguraron fuentes del sector.

Como es habitual en estos casos, las subas no serían simétricas ni para los diferentes tipos de hidrocarburos, ni entre las empresas. Sin embargo, las fuentes estimaron que se ubicarán en un rango de 5 a 7 por ciento.

“Es el efecto del gradualismo y de la interrupción de la vigencia del régimen desregulación de precios que se dispuso en septiembre de 2017 por el entonces Ministerio de Energía cuando el valor del dólar saltó en pocos meses de $20 a fines de abril a casi $42; y la cotización del crudo escaló a más de USD 75 el barril, y ya no es sostenible”, sostienen en la industria.

Arriba de la inflación, debajo de la variación del dólar

Pese a este nuevo ajuste de precios, tras un mes en que el consumo de combustibles declinó un 7%, se estima que con los nuevos valores de mercado sólo se recortará una parte del atraso actual del 15% respecto a un valor de equilibrio y de sustentabilidad de las inversiones.

Con este aumento el precio medio de las naftas y del diesel, el promedio acumulado en el año trepará a más de 75%, casi el doble que la variación del índice general de precios al consumidor, y más del triple de la suba media de los salarios de la economía.