Además de acordar la cifra, firmarán un documento para expresar “confianza y respaldo” en la gestión del Gobierno ante los acreedores externos.

Empresarios y sindicalistas serán recibidos este viernes 27 de diciembre en la Casa Rosada para definir el monto del aumento salarial que el Gobierno otorgará por decreto a los trabajadores del sector privado en los próximos días.

Según adelantó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, será un incremento “remunerativo y quedará incorporado al salario” a cuenta de paritarias. Si bien no la cifra no trascendió de manera oficial, se especula que oscilará entre los 5 mil y 8 mil pesos.

La cita entre el presidente Alberto Fernández, la CGT, la CTA, directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara de Comercio, movimientos sociales, integrantes de la Mesa de Enlace y empresarios de otras cámaras será a las 16, según publicó Noticias Argentinas. Allí firmarán un documento “de apoyo para hacerle frente a las dificultades que atraviesa el país”, según detallaron desde la CGT.

El incremento salarial fue acordado la semana pasada cuando los gremialistas fueron recibidos el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. Según había explicado el secretario general de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, será “un aumento para todos los trabajadores de un porcentaje determinado que será a cuenta de futuros aumentos”.

“Todo lo que está pautado en paritarias tiene vigencia, esto es aparte. Hay una clara definición de parte del movimiento sindical de que hay temas sustanciales en los que estamos de acuerdo. Creemos que es necesario un vuelco de los recursos a favor de los jubilados y de los trabajadores”, agregó el sindicalista.

El ministro de Trabajo aclaró que “no es un bono”, sino “un incremento remunerativo que queda incorporado al salario” para que se “recupere lo que más se pueda de lo perdido”.

Por otro lado, con el documento que firmarán esta tarde el Gobierno pretende que los sectores expresen su “confianza y respaldo” en la gestión del Gobierno ante los acreedores privados y organismos internacionales con los que debe avanzar en la renegociación de la deuda, según publicó El Cronista.