Alfredo Schweizer empezó a hacer un balance de este 2018 y está lejos de poder olvidar el descenso que padeció la entidad en la primera parte del año. Ahora, Boca Unidos ha tenido una gran primera fase en el Federal A pero el presidente sabe que “no servirá de nada si en la segunda mitad no hacemos un buen papel”.

Confirmó la continuidad de Carlos Mayor al que se le extendió el contrato, habló de la posibilidad de refuerzos y hasta de la Copa Argentina, a la que el club volverá después de no jugarla durante las últimas ediciones.

“Es difícil separar, no nos podemos olvidar de la primera parte del año. Es época de hacer balances, no podemos separar las cuestiones. La realidad marca que estamos jugando el Federal A, de alguna manera estamos cumpliendo un buen papel pero tampoco podemos olvidarnos que en la primera parte del año estábamos jugando en una categoría superior, que nos ha tocado descender, y más allá que mucha gente quiera pensar en el Federal A yo no puedo olvidarme de lo anterior. Por eso–al conformar el plantel, al hablar con el entrenador y con los jugadores- nos hemos planteado un objetivo de máxima que es el de buscar el ascenso”, dijo entre sus primeras consideraciones el presidente de Boca Unidos en dialogo con La Red Deportiva.

Agregando que “en esta primera mitad se ha hecho un excelente torneo pero la forma de disputa nos lleva a decir que hasta ahora hemos hecho la mitad del trabajo bien, pero no nos olvidemos que ahora empezamos de cero; y todo lo que hicimos no servirá de nada si en la segunda mitad no hacemos un buen papel. Si no hacemos un buen papel todo lo que hicimos de bien no sirve de nada”. Duro pero claro.

En cuanto a lo que viene, entre rivales nuevos y viajes más extensos, Schweizer minimizó la historia mencionando que “ya estamos acostumbrados porque los partidos del Nacional B eran sin visitantes y con viajes largos. Ahora habrá que esperar el fixture, serán viajes de más de 1000 kilómetros, pero habrá que armar la valija y salir a pelear afuera”.

Cuando se le consultó sobre la forma en la que cayeron los ingresos al tener que disputar un certamen de una categoría inferior, confesó que “nos costó muchísimo pero no tanto desde la faz económica. Todo cuesta pero lo que fue más complicado fue conformar un plantel y poder entender y tener en claro los jugadores que iban a seguir jugando en el club, o a los que les tocaba volver, que tengamos claro cuál es el objetivo que se iba a pelear. Por eso digo, está todo muy bueno lo que se hizo hasta ahora pero es como que hasta ahora no se hizo nada y tenemos que tener todos claro ese mensaje para la segunda parte del año”.

Al momento de hablar de refuerzos, no dudó en destacar que “tenemos un plantel competitivo, que lo ha demostrado, pero si tenemos las posibilidades de incorporar y la economía del club nos permite –estamos acomodándonos todavía tratando de saldar deudas del torneo anterior- tenemos que tratar de no desaprovecharlo. No porque no confíe en el plantel, sino porque uno a veces tiene que buscar alternativas en características de jugadores que uno pudiese no tener, no solo arriba sino también abajo en el plantel. Hay que ser bastante sabio para entender que lo que sumemos nos dé algo distinto a lo que tenemos, en cuanto a características; que esas características no las tengamos en el plantel o en divisiones menores, así que tenemos que tener una mentalidad clara para buscar eso. El plantel está capacitado para conseguir el objetivo pero si podemos aprovechar estas dos opciones… mejor”.

Claro que por ahora no hay nombres propios ni puestos porque “es prematuro, recién está arrancando diciembre, con el paso del mes vamos a ver las posibilidades que hay, que se puedan adaptar, que puedan venir en carácter de libre –en principio-, que sean jugadores jóvenes, si pueden tener algo de recorrido también”.

En otro tramo respondió sobre “la satisfacción” que le dio ver jugar a tantos chicos de la cantera ante San Martín de Formosa. “Es muy grande porque cuando uno se va trazando esos objetivos sabemos que no es tan sencillo. Se terminó de darle el último toque a la formación de esos jugadores con esta competencia de las juveniles de AFA. El jugador llega con más formación para jugar en primera división”, agregó.

Sigue Carlos Mayor

Si bien se esperaba que esto ocurra, el entrenador de Boca Unidos debía finalizar su vínculo con la entidad este mes y, como en algunas ocasiones anteriores, hubo charlas que finalmente quedaron truncas, la pregunta no estaba de más.

“Con él ya teníamos arreglado de palabra desde hace un tiempo y ayer formalizamos la firma del contrato aunque, conociéndolo a él, era un formalismo. Más allá que en este mercado podía ser un técnico requerido mantuvo su compromiso y hemos sellado el acuerdo económico con un contrato de un año y medio, pero enfocándonos en estos seis meses”, ratificó Schweizer sobre Mayor.

En el final habló de la Copa Argentina, a la que volverá Boca Unidos luego de tres años sin clasificar, en una muestra clara de la debacle de un equipo que acabó descendiendo. Igualmente, el foco está en otro lado y es, ni más ni menos, el ascenso, ese “objetivo de máxima”.