El volante regresó a Boca Unidos luego de una experiencia en el fútbol de Andorra. Ayer se sumó a Boca Unidos y fue el octavo refuerzo. La dirigencia hoy confirmó a Brian Lluy quien empezará a trabajar desde el lunes.

“Estoy contento de volver a Boca Unidos donde siempre fue mi casa. Salió de improviso, se estaba complicando un poco pero por suerte se dio todo”, dijo Diego Sánchez Paredes en su charla con La Red Deportiva esta tarde.

Agregando que “ayer hice mi primera práctica y obviamente conozco a la mayoría de los que están. Ahora tengo que tratar de ponerme lo mejor posible físicamente y tratar de arrancar para que el técnico pueda tenerme en cuenta”.

Justamente, sobre su condición física comentó que “había terminado a fines de mayo, había vuelto (de Andorra) y estuve dos meses parado, me movía poco y nada, solo, tratando de mantener y pasó esto de Boca para volver”.

En la misma charla también habló de su frustrado pase a Paraguay y su experiencia en Andorra, recordando que “salí de Boca Unidos para jugar en el fútbol paraguayo pero a última hora se complicó todo, quedé colgado y sobre la hora tuve la posibilidad de ir a Andorra”.

Su salida dejó algunos cuestionamientos, por eso ‘Corcho’ dejó en claro algo: “no sé si arrepentirme pero algunos malinterpretaron todo, muchos creyeron que me fui porque no quería jugar en la categoría con Boca Unidos (el Federal A), pero no fue así. Uno es jugador y quiere progresar, se me dio la posibilidad, la decisión estaba tomada así que si nos hubiéramos quedado en la B Nacional también iba a tomar esa decisión”.

Sobre el objetivo, explicó que “todavía no me tocó hablar con el grupo, pero seguramente el objetivo es ascender, está claro. Están trayendo jugadores para eso y hay que ponerse a trabajar y pensar en ese objetivo que ojalá lo podamos lograr” y sabe que la debe remar desde atrás ya que “uno es consciente que nadie te regala nada, soy nuevo otra vez, y es normal que venga y luche el puesto”.