El flamante entrenador del Xeneize afirmó que la llegada al club le llega en un “momento de madurez y plenitud” y que en su carrera “falta ganar una Copa Libertadores”.

Tras ser presentado en el salón Juan Dios Filiberto de la Bombonera por el presidente, Daniel Angelici, y el manager, Nicolás Burdisso, Alfaro dijo, en conferencia de prensa, que su llegada, “fue controvertida y meditada”, y agregó que espera “estar a la altura de Boca”.

“Tenemos desafíos muy grandes por delante. Boca no tiene purgatorio, es cielo o infierno; es ganar y salir campeón”, manifestó el ex director técnico de Huracán.

“Es una decisión muy fuerte de llegar a Boca porque no es fácil llegar a estos lugares. Siento que el camino que hice para llegar siempre me costó”.

“Estoy en el sitio final de mi carrera, no porque me retire y es una experiencia que me gustaría pasar. Me agarra en momento de plenitud y donde puedo aprender”, destacó en la conferencia de prensa.

“A mi carrera le falta ganar una Copa Libertadores”, concluyó.

“Es una mezcla de orgullo y desafío estar acá. No fue una decisión sencilla que tuve que tomar para venir. Tenía sensaciones encontradas. Pero siento que estoy cumpliendo un compromiso que asumí con mi viejo, cuando le dije que dejaba ingeniería química y le prometí llegar a los más grande del fútbol argentino”, afirmó el técnico.

Alfaro, de 56 años, insitió que la salida de Huracán fue “controvertida y muy dificil, por la relación que tenía con los jugadores”, pero adviritió: “No traicioné a Huracán”.