El conjunto catalán aterrizó este lunes en suelo italiano, donde jugará por los octavos de la Champions, y la Pulga generó fervor en la ciudad que vio brillar a Diego Armando Maradona.

Barcelona aterrizó este lunes en Nápoles, donde se enfrentará este martes al local por la ida de los octavos de final de la UEFA Champions League, y hubo un cálido recibimiento para Lionel Messi en la tierra que vio brillar a Diego Armando Maradona.

Mientras, Italia está en alerta por la llegada de un brote de coronavirus que ya se cobró al menos siete vidas. El contagio llegó desde China, el país más afectado, y ya se registraron más de 200 casos aunque todos en la zona norte.

Suspender el partido nunca fue una opción para la UEFA porque Nápoles está al sur. A pesar de ello, los futbolistas del conjunto dirigido por Quique Setién pasaron por un escáner de temperatura corporal para controlar y desestimar cualquier tipo de síntoma.