San Martín se impuso a Regatas 78-68 y volvió a presentar record positivo en la Liga Nacional de Básquet en el encuentro que marcó la despedida de los equipos que cerrarán 2019 en condición de visitante. El DT destacó la labor colectiva y el capitán admitió que se debían un buen cierre en este tipo de partidos.

Diego Vadell fue el primero en enfrentar los micrófonos en zona de vestuarios y allí en coach afirmó que “nos debíamos un buen partido contra un buen equipo y además nos debíamos un partido con Regatas, que nos había ganado los dos en el Súper 20. Demostramos que salimos con un gran deseo”.

Cuando se vino Regatas, “en el tercer cuarto ellos demostraron una reacción, como buen equipo que son, cuando pudimos acomodarnos un poco porque estábamos cargados de faltas con nuestros interiores pudimos equilibrar el partido y que vaya al ritmo que queríamos y –pese a fallar- el ritmo era nuestro”, destacó.

Luego destacó lo colectivo: “somos un equipo que tiene diferentes manos. Todas las noches alguien saca la cara y muestra que somos un equipo pero tenemos que venir cada noche y demostrarlo”.

A su turno, Iván Basualdo recordó que “veníamos haciendo buenos partidos y nos faltaba terminar de cerrarlos, era el desafío y hoy era el clásico, así que pudimos hacerlo bien”.

“En el tercer cuarto había que aguantar la remontada de Regatas que sabíamos que iba a venir, y pudimos recuperar el juego después de ese momento, así que es un paso adelante como equipo”, dijo en consonancia con su coach.

Sobre el último cuarto, en el que los dos fallaron en ofensiva, entendió que “los dos erramos muchas situaciones, por eso rescato mantener el control del juego aunque no se pueda jugar bien”. San Martín cerrará el año con tres encuentros fuera de casa: Comunicaciones (lunes 16), Estudiantes de Concordia (miércoles 18) y Libertad de Sunchales (viernes 20).