El jefe de Estado aseguró que la decisión judicial que respaldó las clases presenciales en CABA no tiene ningún efecto. Fue durante un acto en el que se mostró con Cristina Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof. “Esta es la foto de la unidad”, resaltó.

El presidente Alberto Fernández esbozó una durísima crítica a los jueces de la Corte Suprema luego del fallo que avaló las clases presenciales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Junto a Cristina Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof, el jefe de Estado acusó a los integrantes del máximo tribunal de haber fallado en virtud de sus intereses políticos y no en base al derecho.

Yo creo que un juez tiene derecho a postular a un presidente y a votarlo. Puede hacerlo, sin ninguna duda. Lo que no puede hacer es usar las sentencias para favorecer a los candidatos que le gustan. Eso no lo pueden hacer”, planteó el mandatario en dos oportunidades durante su discurso.

El Presidente y Cristina Kirchner tuvieron algunos gestos de complicidad durante el evento. La vicepresidente asintió y aplaudió las palabras de su compañero de fórmula, pero no habló. Quien sí lo hizo fue el gobernador bonaerense Kicillof, quien remitió a la causa del dólar futuro -ya archivada- para cuestionar al Poder Judicial. “Lo que buscan es modificar el curso de las decisiones de un gobierno democráticamente elegido; como la sociedad no les da bola, van a buscar a los jueces para tomar las decisiones que no han podido conseguir en las urnas”, señaló.

Antes, el anfitrión del encuentro, el intendente de Ensenada Mario Secco, apeló a un discurso belicoso y a una frase que recuerda tiempos oscuros de la Argentina. “Si quieren venir, que vengan”, planteó el jefe comunal, algo que hizo recordar a lo que dijo el presidente de facto Leopoldo Fortunato Galtieri, allá por abril de 1982, desde el balcón de la Casa Rosada, ante cientos de personas reunidas en la Plaza de Mayo.

Sin hacer hincapié en nombres, el Presidente comenzó su alocución con una referencia a la interna en el gabinete nacional, sobre todo por la situación del subsecretario de política energética, Federico Basualdo. “Miren bien, veo cámaras de fotos y televisión. ¡Saquen esta foto! Esta es la foto de la unidad de quienes queremos poner de pie a la Argentina”, señaló.

Durante varios minutos, Alberto Fernández se dedicó a criticar la gestión del gobierno de Cambiemos, tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires. En este sentido, al hacer referencia al anuncio de entrega de viviendas, el mandatario afirmó: “Esto tiene una parte grata, es algo que ideó Néstor (Kirchner), ejecutó Cristina, y vengo a terminar la obra de ellos dos, es algo que me llena de alegría”. “Está claro que los factores de poder en la Argentina existen y está claro que no nos quieren acompañar, no nos quisieron acompañar nunca”, destacó.

Un juez tiene derecho a querer postular a un presidente, y tiene derecho a votarlo, lo que no puede hacer es usar la sentencia que tiene que dictar para favorecer al candidato que le gusta. Basta, paremos, se degrada el Estado de derecho”, criticó el Presidente. Y agregó: “Me pregunto si cuando toman las decisiones saben cuánto juegan con la vidas de los argentinos”.

El mandatario, además, volvió a calificar como “decrepitud” el fallo de la Corte Suprema y, por otro lado, indicó que “respeta” la sentencia, aunque no la avala, y consideró que “no resuelve nada” porque legisla sobre un DNU que no existía. “Si quieren elegir un candidato, vayan y voten, pero no usen la sentencia; nosotros respetamos la sentencia, no debo hacer nada, porque es solo para los títulos de los diarios y no tiene efecto”, completó.