El cordobés afrontará si segundo año al frente de Quimsa de Santiago del Estero con la intención de volver a pelear en todos los frentes. Habló sobre la Liga que se viene y las chances que se le abren a muchos jugadores para pegar el salto.

Sebastián González dialogó esta tarde con La Red Deportiva (La Red Corrientes 107.1 MHZ) sobre la actualidad de su equipo, Quimsa, candidato a pelear arriba en la próxima edición de la Liga Nacional de Básquet.

El ex DT de San Martín, explicó que “el año pasado nos formamos para estar ahí, para competir con los mejores y lo hicimos muy rápido. Éramos muchos jugadores nuevos, el entrenador también cambiaba, extranjeros que debutaban en la Liga, y por suerte nos pusimos a competir y pelearle de igual a igual a todos, jugando una final del Súper 20 y teniendo la posibilidad de poder definir en casa en la Champions”, antes del parate obligado por la Pandemia.

En cuanto al equipo que piensa armar, adelantó que “la idea es empezar a tener un poco de esa base, si bien el primer fichaje es el de Fabián (Ramírez Barrios), un lugar que creemos que había que reforzar: Evan Ravenel no va a estar y vemos que Fabián ha tenido un crecimiento continuo durante las últimas temporadas y está en una edad justa para explotar su máximo potencial. Fue selección argentina en un proceso y marca lo que está haciendo”.

Luego de hablar de los nombres como Mainoldi o Juan Ignacio Brussino que están en el exterior y que deberían volver al equipo de la ‘Fusión’, afirmó que –en materia de jugadores extranjeros para su plantel- “la idea es tener dos, con posibilidad de tres según lo económico”.

En cuanto a lo que viene, será “una temporada post-crisis, y las crisis traen oportunidades para gente joven, y están los que trabajaron bien en las inferiores para poder tener. Nosotros vamos a contar con un pivote extranjero de la Liga de Desarrollo”.

“En Argentina siempre hay talento escondido, esperando eso”, agregó sobre la crisis que se viene, “y lo vimos durante varias crisis y éxodos masivos. En estos momentos se están formando equipos con muchos jugadores del TNA o jugadores que han jugado Federal y que tienen mucho talento. Hay que ver cómo lo pueden llevar a cabo”.

En otro tramo, sobre la temporada inconclusa solo dijo que “si bien el resultado es inconcluso y todo lo que podamos decir es potencial, nosotros estamos contentos en lo que hicimos y cómo fuimos construyendo todo para llegar a lo que estábamos vivenciando en 4 o 5 meses de trabajo, entonces me parece que eso lo disfrutamos mucho y veíamos que teníamos mucho potencial para seguir creciendo. Eso nos dejó mucha satisfacción y orgullo de haber pertenecido, sin tener el puesto final que nos hubiera gustado el desafío por cómo estábamos preparados”.

Al momento de consultarle sobre la temporada de San Martín, al que dirigió varios años, dijo que “jugaba muy bien, no los llegamos a enfrentar pero uno veía. Se habían acoplado rápido en el juego, habían entendido la idea de su entrenador y me parece que muchos jugadores de un ‘nivel medio’ estaban igual o por encima de su nivel, entonces eso ha potenciado mucho a los jugadores y eso es lo que se veía”.

En el final reconoció que San Lorenzo “está poniendo la vara muy alta: (en las finales) pasó La Unión de Formosa, Regatas, nosotros (por San Martín), Instituto y cada año se está un poco más cerca. Hay veces que ha perdido algún torneo. Hoy ya vemos el equipo que tiene pero hay que ideárselas para tratar de buscar y que termine, y ojalá seamos nosotros. Pero es admirable que sigan invirtiendo, confiando, haciendo los equipos que hacen que por algo siguen ahí”.