Padre e hijo están detenidos como responsables de atropellar y abandonar a un vendedor de diarios. El siniestro vial sucedió sobre la avenida Maipú. Tras ello, escaparon y prendieron fuego el vehículo. Habrían consumido alcohol en el festejo de un cumpleaños.

Dos hom­bres, pa­dre e hi­jo, re­sul­ta­ron de­te­ni­dos ayer en la ca­pi­tal pro­vin­cial des­pués de que­mar el au­to­mó­vil con el cual atro­pe­lla­ron a un “ca­ni­lli­ta”, quien mu­rió mien­tras era asis­ti­do en un hos­pi­tal.

Los de­sa­pren­si­vos au­to­mo­vi­lis­tas, al pa­re­cer, es­ta­ban al­co­ho­li­za­dos al mo­men­to de pro­vo­car el si­nies­tro fa­tal, ya que “fes­te­ja­ban” el cum­ple­a­ños de uno de ellos.
Mi­guel Ma­teo Alar­cón, co­no­ci­do co­mo “Ti­ni”, de 62 años, fa­lle­ció en el Hos­pi­tal Es­cue­la co­mo con­se­cuen­cia de múl­ti­ples he­ri­das su­fri­das en la in­ter­sec­ción de ave­ni­da Mai­pú y Los Ma­ta­cos, del ba­rrio San An­to­nio Oes­te.

Alar­cón cir­cu­la­ba en un ci­clo­mo­tor Za­ne­lla al mo­men­to de ser im­pac­ta­do por un au­to­mó­vil a al­ta ve­lo­ci­dad, cu­yos ocu­pan­tes no de­tu­vie­ron la mar­cha. El in­ci­den­te vial se pro­du­jo al­re­de­dor de las 2:15, se­gún in­for­ma­ron a épo­ca fuen­tes po­li­cia­les.

Oca­sio­na­les tes­ti­gos aler­ta­ron de for­ma ur­gen­te a la Po­li­cí­a. Tras ello, acu­die­ron efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal De­ci­mo­quin­ta, así co­mo per­so­nal de la Di­rec­ción de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias.
En el es­ce­na­rio del si­nies­tro, las au­to­ri­da­des ob­tu­vie­ron las pri­me­ras pis­tas acer­ca del ve­hí­cu­lo in­vo­lu­cra­do, que se dio a la fu­ga: gris de vi­drios po­la­ri­za­dos.
Mien­tras el tra­ba­ja­dor mal­he­ri­do era asis­ti­do en el área de emer­gen­cias del Hos­pi­tal Es­cue­la, con otro lla­ma­do te­le­fó­ni­co a la fuer­za de se­gu­ri­dad avi­sa­ron so­bre el in­cen­dio de un au­to­mó­vil en ca­lle So­to Dá­vi­la ca­si Igar­zá­bal del ba­rrio Juan XXIII.

Con in­ter­ven­ción de una do­ta­ción de Bom­be­ros, so­fo­ca­ron las lla­mas que de­ja­ron en rui­nas a un Che­vro­let Vec­tra GLS de co­lor gris, que evi­den­cia­ba sig­nos cla­ros de es­tar in­vo­lu­cra­do en un in­ci­den­te de trán­si­to. La par­te de­lan­te­ra de­re­cha te­nía abo­lla­du­ras e in­clu­so el ca­pó es­ta­ba cla­ra­men­te da­ña­do.

Las pe­ri­cias pre­li­mi­na­res in­di­ca­ron que el fue­go que en­vol­vió al ro­da­do fue pro­vo­ca­do de una ma­ne­ra in­ten­cio­nal, pre­ci­sa­ron fuen­tes del ca­so.
A los pro­ce­di­mien­tos de bús­que­da de los res­pon­sa­bles del cho­que y el aban­do­no de per­so­na se abo­ca­ron efec­ti­vos de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (DIC).

“Ti­ni” Alar­cón fa­lle­ció po­co an­tes de las 8, a pe­sar de los es­fuer­zos mé­di­cos. Pa­ra esa ho­ra, los de­tec­ti­ves ya te­ní­an iden­ti­fi­ca­dos a los sos­pe­cho­sos pró­fu­gos.
Los hom­bres de la DIC apre­sa­ron a Se­bas­tián Lo­ren­zo Blan­co, de 20 años, en in­me­dia­cio­nes de la ave­ni­da Te­nien­te Ibá­ñez y Hé­ro­es Ci­vi­les, y a su pa­dre, iden­ti­fi­ca­do co­mo Fe­de­ri­co Se­bas­tián Blan­co, de 40, en el ba­rrio 9 de Ju­lio.

La hi­pó­te­sis prin­ci­pal en tor­no al ca­so es que el jo­ven era quien con­du­cía el au­to­mó­vil, ya que sa­lió a fes­te­jar su cum­ple­a­ños. En ese con­tex­to, ha­bría in­ge­ri­do be­bi­das al­co­hó­li­cas jun­to a su pa­pá.

Alar­cón era pro­pie­ta­rio de un kios­co de ven­ta de dia­rios y re­vis­tas ubi­ca­do en el ba­rrio Bel­gra­no, pre­ci­sa­men­te en ave­ni­da Ar­ti­gas ca­si es­qui­na Aya­cu­cho.
A tra­vés de las re­des so­cia­les, mu­chos clien­tes, ami­gos y com­pa­ñe­ros de ofi­cio de­mos­tra­ron su hon­do pe­sar an­te se­me­jan­te tra­ge­dia.