En dialogo con “Abierto a la Tarde” programa que conduce Teresita Lotero con la compañía de Diego Romero, Martin Galera, de lunes a viernes de 16 a 18 horas, Carla Gimenez relato la historia de Mia, que se virilizó cuando le relató a su hija ciega el gol del ascenso de Arsenal. Hoy, tiene la esperanza de ayudarla con un tratamiento de células madre.

La historia de Carla Giménez y su hija Mía se hizo viral con el ascenso de Arsenal a Primera. Resultó realmente conmovedor ver cómo una mamá le relataba a su hija ciega el gol de penal que consagró al equipo de Sarandí en la B Nacional. Juntas en la tribuna en la cancha de Banfield, tan juntas como en la vida.

Justamente fue esa viralización de la historia y la cantidad de mensajes de solidaridad que recibió lo que despertó en Carla la esperanza de poder ayudar a Mía, algo que había quedado latente pero postergado en los últimos años por la nula expectativa que le dieron los médicos que trataron a Mía en sus primeros años de vida.

Hoy, Carla quiere dar un paso más. Como mamá busca agotar todas las instancias para que Mía pueda ver y el único camino, sin certidumbre y lleno de dificultades, sería un tratamiento con células madre.

“Sueño con que Mía me pueda ver, muchas noches lo he soñado, es muy fuerte y tengo la esperanza de poder ayudarla”, le dijo Carla. “Cuando Mía era chiquita hizo todas las terapias de estimulación temprana. Los médicos me decían que no, que no había caso, que no se podía hacer más nada, pero eso fue hace diez años o más. Pasó mucho tiempo y la ciencia avanzó mucho, hoy según estuve averiguando mucho se podría hacer un tratamiento con células madre que podría ayudarla”, explicó esta hincha fanática de Arsenal que solo piensa en ir para adelante y mejorar la calidad de vida de su hija de 14 años.

“No hay nada probado pero quiero intentar un tratamiento con células madre. He recibido muchas muestras de apoyo y solidaridad, mucha gente que está dispuesta a ayudarme”, dijo.

Carla también explicó claramente lo que tiene Mía y qué se podría hacer: “Tiene una displacia septo óptica que es un trastorno del desarrollo del embrión. Ella es ciega de nacimiento. Con las células madre puede haber una mejoría o no, porque no hay nada probado, pero yo lo quiero intentar. La ciencia no es exacta porque se encuentra en una etapa experimental pero yo averigué mucho y como madre estoy dispuesta a hacer todo lo que sea necesario para mejorar la vida de mi hija. Ella tiene varias discapacidades, como que escucha menos de un oído, o algunas dificultades motrices, pero la visión es lo primordial y lo que más le cambiaría la vida”.

“Con el tratamiento de células madre Mía podría desarrollar los nervios ópticos en un porcentaje. Tendría un resto visual y luego habría que hacer estimulación para saber si puede ver. Podría tener una mejoría o no, tal vez mucho, poco o nada”, agregó.

No quiero volver a escuchar la frase “no es de vida o muerte”… necesito médicos comprometidos que evalueen la posibilidad de un tratamiento. No es la unica discapacidad que tiene, pero si es la mas limitante. Ella se merece agotar todos los recursos antes de sentenciarla asi.

“Hoy estamos en la fase que necesitamos que alguien evalúe a Mía seriamente. Ahora apuntamos a que la evalúen con el objetivo de hacer un tratamiento. Estoy en una etapa de plantear la problemática que tenemos y encontrar al médico adecuado para hacer una nueva evaluación y que me pueda encaminar para darle una posibilidad más a Mía”.