El partido entre Juan Martín del Potro y Rafael Nadal por los cuartos de final de Wimbledon dejó varios puntos para el recuerdo, pero uno estremeció al Court Central del All England, que se produjo en el tercer game del quinto set.

Después de un intenso peloteo en el que ambos brillaron e intercambiaron la iniciativa ante la expresión de asombro de los fanáticos, Del Potro subió a la red y definió el punto con una palomita que rememoró a Boris Becker.

Tras su gesta, el argentino quedó boca abajo en el piso mientras la locura se contagiaba en las tribunas y los espectadores se ponían de pie para ovacionarlo como si fuera un teatro.